NO SEAS TÍMID@. ESTE BLOG SE ALIMENTA DE TUS COMENTARIOS.

¡PAJAREA CONMIGO!

Pájaro, com les maduixes més sabroses del Maresme.
Pájaro, como las fresas más sabrosas del Maresme.

abril 30, 2012

I love my lips, for kissing

Ya lo sé que es medio día y que no es normal que esté en la cama aún. Lo más extraño de todo esto es que en vez de levantarme para ducharme, vestirme y ir a casa de mi padre a comer me entretenga pintándome los labios de rojo utilizando la webcam como espejo.
Hoy puedo decir que me siento guapa. Ahora quizás tenga un motivo para levantarme y salir a zamparme el mundo.


Buenos días!

2 comentarios:

┼ Sheila Tomé ┼ dijo...

Muchas gracias por el comentario eh! bueno si me lo propones pajareare con vos jaja :) te sigo si? que tengas lindo dia, pd: amo los labios rojos, pero aun mas marrones :3

Anónimo dijo...

Los días dejaron de ser días; oscuros, sin luz ni sombras, sólo grises. La luna y las estrellas pactaron marcharse y no dejar ni una pista.
Se fueron los llantos, y con ellos también las risas. Se fue el brillo de tu sonrisa, y el de tus ojos cuando me mirabas. Ya nada importaba, ya nada existía. Todo estaba vacío, sin sentido.
Hasta que un buen día decidí dejar de lamentarme por mi, y compuse una canción: ritmo rápido y alegre, notas agudas entrelazadas con las más dulces que puedas imaginar. La compuse por ti. Ansiaba tanto ese brillo, que también empezé a pintar estrellas en las paredes de nuestra habitación. Y con la misma pintura, en el techo, la cara de la luna. Esa cara que tanto me habías descrito. Dibujé miles de soles por todo el pasillo. En el salón todos los colores, incluso el gris (para no olvidarlo).
Entonces una palabra junto con una amplia sonrisa y una mirada consiguieron lo que tanto esperaba; que me perdonaras. Que quisieras volver a sentirlo. Que quisieras que fuera por siempre tuya. Porque yo en ningún momento me rendí, ni perdí la ilusión. Al final lo conseguí. Conseguí que me amaras. Te hize sonreir como nadie lo haría jamás, y tú lo sabías.
Ahora... Hagamos que deje de ser un sueño. Déjame volver a intentarlo.